Recent Posts

La sequia

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

A orillas de la cienaga del palmar

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

Las canoas

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

El Alcon

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

Diente de perro

fotografia Harold Arrieta ..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

Mostrando entradas con la etiqueta amigos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta amigos. Mostrar todas las entradas

07 octubre 2012

Ciénaga del palmar al oleo




Colección personal Harold Arrieta G

Ciénaga Del Palmar 

Pintura al oleo elaborada por  un gran amigo

Dewins Murillo García


Web de Dewins Murillo Garcia





Quiero expresar mis mas  sinceros  agradecimientos a este gran amigo 



Harold Arrieta G

06 octubre 2012

El Sembrador





En un pueblo a orillas de una gran ciénaga y a pesar de las inclemencias del tiempo, un hombre se dedicaba a tener como cultivos naranjas, guayabas y otros. 
A esta persona en ocasiones mucha gente lo trataban de loco, aveces ajeno de la naturaleza o desconociendo la relación que hay entre el ser humano y las plantas. 
El protagonista de este cuento todos los días acariciaba sus plantas, las regaba y hablaba con ellas; crecían frondosas y libres de paracitos porque a ellas le dedicaba tiempo suficiente y cuidado especial. 
Un día de tantos, regaba y quitaba las hojas secas, se imaginaba hablando con un árbol, y el árbol le preguntaba: ¿es cierto que tienes un hijo que no nos conoce? El respondió: es verdad. ¿Y cuando viene le preguntaba el árbol? Bueno… me dijo que venía para las próximas fiestas de carnavales. ¡Qué bonito! Dijeron todos los arboles. Para las próximas lluvias nos vamos a cambiar de ropa y vamos a tener abundantes frutas para cuando tu hijo llegue tenga para comer. 
Pasaron los días y las lluvias llegaron, las plantas comenzaron a florecer, el olor de azahares se esparcía por todas partes, extasiado el hombre de aquella sensación tan agradable, se levanto y vio los naranjos que estaban cubiertos de sabanas blancas, y el volar de las abejas y abejorros recogiendo el néctar, producían un sonido agudo que daba la sensación de estar en un concierto de violines en miniaturas. 
Pasaba el tiempo, las frutas crecían pero el invierno sin clemencia también lo hacía, las aguas subían de nivel causando estragos y destrucción. 
El hombre estaba acostumbrado a hablar con las plantas, un día una de ellas le dijo: nos estamos ahogando, y el las consolaba y les decía que no iba a pasar nada, pero presentía lo peor. 
Pasaban los días y las plantas morían ahogadas, las hojas secas se desprendían de las ramas y por acción de la brisa un poco desordenada caían en cualquier dirección, mas no las frutas. 
Era triste y divertido ver caer a las aguas cristalinas una a otra, y el bum, bum, bum, parecía emerger del fondo de la superficie como puñados de bolitas de cristal. 
Resignado a la suerte que habían tenido sus árboles miro a todos lados y vio una rama verde que le dijo, no alcanzamos a tener las frutas que les prometimos a tu hijo, pero de las ramas y troncos que nos quedan, el día del festejo haces una hoguera y si oyes totecitos que suenan somos nosotros que estamos alegre porque tu hijo llego. 
Así terminaron los arboles lánguidos y erguidos con las ramas abiertas como brazos humanos pidiendo plegarias al cielo.

28 julio 2012

En memoria de aquel gran amigo que se fue



En tu silencio sepulcral tu cuerpo yace dormido

  



Como si el tiempo se hubiera detenido, bajo la lobreguez de una noche, así se detuvo para aquellos que hoy en día recordamos tu partida cuando aun no queríamos que te fueras. 

Con nostalgia y dolor se siente tu ausencia y en el regocijo de su hogar pasado, quedaron tus voces que aun se confunden con el silencio. 

Su sonrisa entremezclada con los cantos de las aves, se disipa  en el tiempo cual trueno en borrascas tenebrosa. 

Hoy tu esposa, hijos, familiares y amigos te recordamos al igual que te extrañamos. tu amor paternal hacia ellos nunca desfalleció.

Por las calles quedo el murmullo de aquel trágico día, que enluto el amanecer divino del pueblo. 


Hoy quisiéramos contar con tigo a nuestro lado, pero ya no es posible, lo que sí es posible es recordarte y no olvidarte, estas presente como siempre. 

Porque las almas buenas no se olvidan, se llevan en la memoria para siempre aunque hayan pasado ya 6 años de tu ausencia. 

El blog Pijiño del Carmen expresa un profundo sentimiento de nostalgia y hace este pequeño homenaje en remembranza de aquel gran amigo que se fue.




Harold Arrieta