Recent Posts

La sequia

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

A orillas de la cienaga del palmar

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

Las canoas

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

El Alcon

fotografia Harold Arrieta..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

Diente de perro

fotografia Harold Arrieta ..........Clic en la imagen para que veas como llegar a Pijiño Del Carmen

Mostrando entradas con la etiqueta festival. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta festival. Mostrar todas las entradas

23 julio 2015

ATARRAYEROS EN EL BARRIO LA BAIZANA PIJIÑO DEL CARMEN








04 abril 2015

CON EXITO SE LLEVO A CABO FERIA AGRO ALIMENTARIA EN FILADELFIA CORREGIMIENTO DE PIJIÑO DEL CARMEN





























03 marzo 2015

17 julio 2013

Festival del Bocachico Pijiño Del Carmen En Directo


festival del bocachico en mi querido 
Pijiño del carmen

Fotos  en tiempo real 























Harold Arrieta G

13 septiembre 2012

Pijiño Del Carmen presente en V festival del Rio

V Festival del Río Kra isa ta “Amanecer del Río”


Fuente
  



Harold Arrieta G

16 julio 2011

La cultura del cazabe



 

  1. Expandir


    En memoria de un gran amigo que se fue Publicacion autorizada antes de su fallecimiento

     Q.E.P.D Francisco de Jesús Navarro Fonseca.



    cultura del cazabe

    La yuca o mandioca, originaria de América fue, es y sigue siendo básica en la alimentación diaria de nuestra comunidad latinoamericana en sus diferentes procedimientos y usos. Desde hace siglos, nuestros aborígenes se ingeniaron en el caso de los llanos Orientales la manera de extraerle el veneno a la yuca brava y poder así consumirla. Los Chimilas y los demás grupos indígenas de nuestra región también hicieron lo propio, con la diferencia, que les tocó elaborar la yuca dulce. Es así como encontramos el mañoco y la torta de yuca (cazabe), los productos más representativos a nivel indígena.Antes de la llegada de los españoles a nuestro continente, las actividades principales de los indígenas eran: la caza, la pesca y la agricultura. La sociedad se encontraba organizada, en el caso de Colombia por cacicazgos y núcleos familiares llamados Clanes; el jefe de cada Clan era el responsable de alimentar a su familia. Es así como los hombres salían a cazar y las mujeres se dedicaban a fabricar grandes cantidades de tortas de cazabe, algunas tan inmensas que las tiraban sobre el techo de sus casas de palma, para que se secaran al sol y después las guardaban para el consumo diario, estas tortas de yuca podían durar hasta un mes, de acuerdo con la necesidad alimentaria del Clan.

     Elaboración y comercialización del cazabe

    El asentamiento humano donde se empezó la fabricación artesanal del cazabe en la región Caribe fue al Norte del departamento del Atlántico, en las poblaciones de Malambo, Sabana Larga y Sabana Grande.En esa época el transporte fluvial se hacía a través de Champanes o balsas construidas con bambú o madera que podía flotar. Estos champanes provenientes de Malambo Atlántico llegaban hasta los pueblos del Sur del río Magdalena transportando bultos de cazabe envueltos en hojas de bijao o piñón, denominados “adorotes”. Para luego devolverse cargados con leña, la cual era el combustible natural para asar el producto. En un principio las poblaciones del Brazo de Mompós sólo eran consumidoras, pero debido a las relaciones comerciales y sociales con las personas que traían el producto, se averiguó cómo fabricaban el cazabe. A finales del siglo XIX, se empezó a procesar el cazabe en Peñoncito y en la región.Desde el mismo momento en que el colonizador europeo llega a nuestras tierras asimila también algunos aspectos de la alimentación aborigen, es así como se sabe del consumo del cazabe por parte de los europeos, que lo comían con mantequilla y mermeladas, ya que estos en los largos viajes marítimos que hacían lo transportaban para la alimentación de la tripulación por su consistencia y la duración del mismo.El proceso de fabricación artesanal del cazabe es el siguiente: con un cuchillo se le quita la concha o corteza a la yuca (materia prima); luego se ralla la yuca descortezada (se pasa por un “rallo”), convirtiéndose en una masa; posteriormente, la masa se introduce en un “torcedor” para exprimirla, es decir, extraerle el líquido; finalizado este procedimiento, se toma el material que resulta de la deshidratación de la masa y se mete en un “pilón” para convertirlo en harina; este producto se pasa por un “cernidor”, una especie de cedazo o tamiz, el cual cumple la función de selección y purificación de la harina; finalmente este producto se riega en forma circular sobre la plancha del “budel” para efectuar el proceso de asado. Si lo que se quiere obtener es el producto llamado “cazabito”, entonces a la harina seleccionada se le agregan otros ingredientes, como anís en grano, azúcar, queso rallado y corteza de limón rallada.El casabe se acostumbraba a portarlo a través de “catabres” y “aguaderas” de bejuco, y la vendedora o vendedor se transportaba en burros a los pueblos circunvecinos, donde se vendía con gran facilidad y rapidez. Otra forma de comercializarlo fue en canoas, maniobradas por los “bogas”; estas partían de Peñoncito a Mompós, transportando también otros productos. Dicha comercialización sólo la hacían los jueves y domingos de cada semana. Tiempo después aparecieron las canoas con motores fuera de borda, las cuales las llamaron “Johnsons”, tal vez por la marca del motor. Para esa misma época existían varias lanchas: la “Compañía”, la “Graciela”, la “Nena”, la “Gitana” y otras, que hacían el recorrido Mompós_ Magangué, transportando pasajeros y carga, entre ella, cazabe. Estas embarcaciones pitaban antes de llegar a cada población, para avisarles a los pasajeros y comerciantes que esperaban ansiosos en el puerto de cada pueblo. En la actualidad se porta el cazabe en cajas de cartón, en poncheras de aluminio o plástico bien cubiertas. Las vendedoras se transportan en mototaxis haciendo el antiguo recorrido peñoncito-Mompós. Otra forma de comercialización, aunque muy fortuita, es cuando hacen encargos para ciudades nacionales y extranjeras; en este caso se empaca el cazabe en cajas de cartón muy resistentes y resguardadas con cintas adhesivas, que garanticen la pulcritud y calidad del producto. Las primeras cazaberas que existieron en Peñoncito, fueron: Tomasa Navarro Rodríguez, Catalina Rubio, Eustacia Hernández, Eufemia Quiñones, María Dolores Ortega, Juliana Pacheco, Zenith Caballero, Cristina Pacheco, Juana Valentina Navarro, Basilisa Jiménez, entre otras. En la actualidad se encuentran: María Ignacia Oliveros, Ester María de Castilla, Denis Delgado, Nereida Rojas, María de la Cruz Paternina, Nuris Romero, Reyes Navarro, Judith Navarro, Berena Borré, entre otras.

    Elementos utilizados en el proceso de elaboración artesanal del casabe y sus usos

     Rayo:

    Utensilio artesanal hecho con un trozo de zinc liso, el cual se le hacen unos orificios con un clavo, lo que permite formar una superficie áspera, con pequeños filos que sirven para cortar en forma minúscula la yuca (rallar). Como la lámina de zinc es muy endeble es necesario colocarle un pedazo de madera cóncava para darle sostenibilidad y consistencia al proceso de rallado de la yuca. Torcedor: Utensilio en forma de hamaca elaborado con costales de arroz (anteriormente se hacía de majagua de ceiba). Se sujetan sus extremos entre dos árboles o dos postes, y en uno de los cuales se le entremete un madero que funciona como torniquete. Al accionar el mecanismo, la masa producto de la yuca rallada, se introduce en el fondo del torcedor, y se va exprimiendo a medida que se maniobra el torniquete. El líquido que se extrae de ese proceso es utilizado como alimento para los cerdos.

    Pilón y mano de pilón:

    Instrumento de madera construido a partir de un tronco de árbol robusto, que es moldeado en forma romboidal por el artesano, de tal manera que la mitad del tronco o cintura se abre hacia abajo para servir de base y la otra parte se abre hacia arriba y se convierte en recipiente donde se echa la masa que ha salido del torcedor o cualquier otro producto que se vaya a triturar o pilar. Este utensilio es acompañado por un madero labrado (mano de pilón) que sirve para pisar la harina de yuca y hacerla más fina.

    Cedazo o cernidor:

    El cuadrante es construido en madera y forrado en angeo. En su superficie se vierte la harina que ha pasado por el pilón; y se cierne de tal manera que no queden brumos, dejando la harina lista para fabricar y ornear la torta en la plancha del budel.

     Bongo:

    Es un recipiente grande y profundo, labrado en madera en forma artesanal, utilizado para echar la harina de yuca cuando está cernida.

    Plancha o budel:

    Es una lámina de acero o hierro insertada en una hornilla semicircular construida con ladrillos y forrada del mismo material con que se construyen las casas de bahareque. Encima de esta plancha caliente se riega la harina de yuca lista para que se forme y se dore la torta de cazabe, la cual antes de voltearla se le agrega una mezcla de queso, anís, azúcar y corteza de limón rayada, con el fin de hacerla más apetitosa.

    La pala:

    Es un utensilio plano y redondo, en forma de raqueta de tenis de mesa, fabricado en madera, utilizada para voltear la torta de cazabe.

     El muzengue:

    Es un instrumento artesanal fabricado con el vástago del racimo de palma de vino, que se construye golpeando con un mazo uno de sus extremos, hasta convertirlo en hilos fuertes en forma de cabellera o cola de caballo, sirve para sacudir los residuos de harina que impiden obtener una buena torta de cazabe.

     Festival nacional del cazabe en peñoncito magdalena

     Con el nacimiento del Colegio Cooperativo y Ecológico “Tomás Herrera Cantillo”, con el patrocinio oficial de Colcultura, organizan sus profesores; encabezados por Juan Herrera Cantillo, Hernán Corrales Caro y Máximo Alemán Padilla el Primer festival nacional del cazabe, el 1º, 2 y 3 de diciembre de 1989 con el propósito de estudiar, conocer y valorar nuestras raíces auténticas, manifiestas en las expresiones populares, que llegan a nosotros por la tradición oral. Otro de sus objetivos era reconocer el valor cultural del cazabe y resaltar a las señoras que durante toda su vida la han dedicado a fabricar este producto alimenticio, denominado el “Pan de América” por el maestro Enrique Pérez Arbeláez; quien considera que su historia data desde hace muchos años, siglos antes del presente, ya que anteriormente en la América primitiva no existían panificadoras. El Festival Nacional del cazabe llevó a muchos compositores e interpretes de Chandé de Peñoncito a componerle canciones al cazabe en ritmo de Chandé. Tal fue el caso de Eligio Castilla Rodríguez, quien compuso la canción del cazabe, este hecho inspiró al profesor Hugo Pabón Lobato para componer otro Chandé y la coreografía de la Danza del Cazabe, que hoy en día es reconocida a nivel local, municipal, regional y nacional; apoyada por el Fondo Mixto de Cultura del Magdalena, con el propósito de darla a conocer en el exterior. El profesor Hugo Pabón, opina que encuentra una estrecha relación triangular entre la danza del cazabe, el ritmo del Chandé como canto popular y el proceso de elaboración artesanal del “Pan de América” en cuanto a la similitud de los movimientos que ejecutan tanto danzantes, el ritmo del canto del Chandé y los movimientos y gestos ágiles que ejecutan las personas que intervienen en el proceso de fabricación del cazabe. Esta fusión se transforma en un hibrido cultural, si tenemos en cuenta que el baile del Chandé es de ágiles movimientos, y los gestos que se hacen es de acuerdo al canto, lógicamente, la Danza del Cazabe que es de laboreo y se baila en ritmo de Chandé van entrelazadas.

     Francisco de Jesús Navarro Fonseca.




21 julio 2009

Fiestas tradicionales